¿Qué normativa deben cumplir los grupos electrógenos?

Los grupos electrógenos son esenciales para garantizar suministro de energía en un gran número de sectores, especialmente aquellos con actividades críticas como los hospitales o los centros de datos. Para ello, tienen que cumplir unas determinadas características técnicas, por ejemplo, de potencia, funcionamiento y condiciones ambientales. Sin embargo, hay otro aspecto fundamental: el cumplimiento con la normativa vigente.

Cualquier maquinaria debe cumplir con una normativa específica en su diseño, fabricación e instalación, y esto incluye a los grupos electrógenos. En este caso, las disposiciones que les afectan se pueden clasificar en tres grupos: la directiva europea, las normas y el marcado CE. Además, tenemos la normativa interna que cada empresa aplique para garantizar el óptimo funcionamiento del grupo.

1. Directiva europea que aplica a los grupos electrógenos

Estas normas aplican a todos los países miembro de la UE, aunque una vez aprobadas cada país las aplica con una ley propia, por ejemplo, un Real Decreto. En el caso de los grupos electrógenos, tenemos:

  • Directiva 2006/42/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 17 de mayo de 2006 relativa a las máquinas y por la que se modifica la Directiva 95/16/CE.
  • Directiva 2014/35/UE del Parlamento Europeo y del Consejo de 26 de febrero del 2014 sobre la armonización de las legislaciones de los Estados miembros en materia de comercialización de material eléctrico destinado a utilizarse con determinados límites de tensión (deroga la 2006/95/CE).
  • Directiva 2014/30/UE del Parlamento Europeo y del Consejo de 26 de febrero de 2014, sobre la armonización de las legislaciones de los Estados miembros en materia de compatibilidad electromagnética (deroga la 2004/108/CE).
  • Directiva 2000/14/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 8 de mayo de 2000 relativa a la aproximación de las legislaciones de los Estados miembros sobre emisiones sonoras en el entorno debidas a las máquinas de uso al aire libre.

2. Normas aplicables a los grupos electrógenos

Las normas no son disposiciones legales, sino especificaciones técnicas aprobadas por un organismo reconocido, como las normas ISO o UNE. No son obligatorias, pero sirven como referencia para cumplir con las directivas a las que se relacionan. Cuando una norma es armonizada y válida en toda la Unión Europea, se indica con el código EN. En el caso de los grupos electrógenos, estas normas serían:

  • ISO 8528 “Reciprocating internal combustion engine driven alternating current generating sets”.
  • ISO 3046-1 “Reciprocating internal combustion engines – Performance – Part 1: Declarations of power, fuel and lubricating oil consumptions, and test methods — Additional requirements for engines for general use».
  • IEC 60034-1 Maquinas eléctricas rotativas. Parte 1: Características asignadas y características de funcionamiento.
  • IEC 60034-5 Máquinas eléctricas rotativas. Parte 5: Grados de protección proporcionados por el diseño integral de las máquinas eléctricas rotativas (código IP).
  • UNE-EN 12601 Grupos electrógenos accionados por motores alternativos de combustión interna. Seguridad.
  • EN 60204-1 Seguridad de las máquinas. Equipo eléctrico de las máquinas. Parte 1. Requisitos generales.
  • EN ISO 3744 Acústica. Determinación de niveles de potencia sonora de fuentes de ruido utilizando presión sonora. Método de ingeniería para condiciones de campo libre sobre un plano reflectante.
  • UNE-EN ISO 9001:2015 Sistemas de gestión de la calidad.

Todas hacen referencia al diseño y la construcción de los grupos a excepción de la última, que se refiere a gestión de calidad y ambiental.

3. El marcado CE

El Marcado CE es obligatorio, se trata de una declaración del fabricante de que el producto cumple con las directivas aplicables. Está regulado por la Directiva 93/68/EEC, para todos aquellos productos que se vayan a comercializar dentro de la UE.

4. La normativa interna

Aunque, evidentemente, la normativa interna no es obligatoria a nivel legal, a menudo las empresas cuentan con unos requisitos propios que los grupos electrógenos deben cumplir para poder ser comercializados.

En Electra Molins, esta normativa interna está integrada en el sistema de calidad y medio ambiente y, además de aspectos organizativos u operativos, contempla aspectos relacionados con la mejora de las prestaciones de los equipos para el usuario, por ejemplo:

  • Incremento de autonomía de combustible (al menos 8 h con 75% de la carga).
  • Tratamiento superficial de materiales para resistir ambientes agresivos.
  • Facilidad de transporte, manipulación y mantenimiento.
  • Facilidad de uso de los equipos de control para que sean auto-explicativos.