Grupos electrógenos para hospitales: Cuando el suministro de energía es crítico para la salud y la vida

El hecho de disponer de una red hospitalaria y sanitaria de calidad es algo básico para la seguridad y el bienestar de la sociedad en la que vivimos. Los hospitales son la última barrera de tratamiento y contención de enfermedades, infecciones y traumas, y es por ello que se ha de asegurar, al máximo posible, que puedan prestar sus servicios sin ninguna incidencia.

Sobre el suministro de energía, los grupos electrógenos se encargan de dar una alimentación ininterrumpida, posibilitando que funciones y lugares vitales como los quirófanos o las UCI dispongan de la absolutamente necesaria continuidad de suministro eléctrico.

Características específicas

Sobre el diseño específico de un grupo de emergencia para instalaciones hospitalarias, hay que tener en cuenta la calidad y fiabilidad de sus máquinas (motor, alternador) y, especialmente, la funcionalidad y sencillez de los automatismos. Hay otros aspectos a valorar, como la autonomía de la instalación, con depósitos diarios con alimentación automática desde depósitos nodriza para conseguir el tiempo deseado, sistemas de arranque seguros y/o redundantes, o comunicación con sistemas de telegestión.

En el campo de los automatismos, la tecnología propia de Electra Molins con los automatismos de las series MP12 y MP15 cuenta con una clara ventaja en grupos para trabajo en paralelo, confiriendo gran flexibilidad de potencia y seguridad redundante, y en conmutaciones sin paso por cero bidireccional (o transferencia en lazo cerrado). Esta última función permite realizar mantenimientos preventivos de los generadores, tomando la carga real de la instalación, sin crear molestias ni riesgos en el normal funcionamiento de la instalación, ya que las conmutaciones se realizan mediante entrada/salida de los generadores en rampa suave, con los controladores de control de conmutación CON-5012.

En un grupo para este sector tan crítico, también es importante que el propio fabricante pueda prestar un servicio de asistencia técnica rápido y eficaz en caso de avería, con componentes originales del fabricante y personal propio altamente cualificado. Por otra parte, para evitar las averías lo más adecuado es realizar un mantenimiento preventivo, revisando en cada intervención todos los elementos que conforman el grupo electrógeno. Estas revisiones no deben limitarse a comprobar el aceite y las baterías, sino que hay que hacer especial énfasis en el control electrónico, que es el cerebro de este sistema de emergencia, y comprobar el buen funcionamiento y disponibilidad de todas las alarmas y protecciones.

Casos prácticos

Electra Molins ha fabricado más de 1.400 grupos para este sector, suministrando más de 380.000 kVA de potencia de emergencia en hospitales, centros de asistencia primaria y asistenciales, tanto en España como en diversos países de Europa, África, América Latina y Asia.

Algunos ejemplos prácticos de los tipos de grupos electrógenos que se han instalado en España:

  • Hospital Clínic de Barcelona: 4 grupos de 1.400 kVA en paralelo, con radiadores remotos para instalaciones generales y hasta 5 unidades de 40 a 400kVA para servicios específicos como segunda emergencia.
  • Hospital de Bellvitge (Barcelona): 3 grupos de 2.000 kVA y otro de 1.375 kVA.
  • Complejo Hospitalario Juan Canalejo (La Coruña): 4 grupos con total de 5.500 kVA.
  • Hospital Gregorio Marañón (Madrid): 3 grupos de 1.000 kVA.
  • Hospital de la Costa del Sol (Málaga): desde su construcción se han instalado un total de 8 grupos, sumando más de 5.000 kVA.
  • Hospital de Melilla: 2 grupos de 1.400 kVA, más otro de 1.000 kVA.
  • Hospital San Juan de Dios (Sevilla): 2 grupos de 1.000 kVA, más otros dos grupos en fabricación de 780 kVA, para funcionamiento en paralelo.
  • Hospital Nueva Fe (Valencia): 4 grupos de 1.375 kVA y uno menor de 560 kVA.

Ejemplos de grupos en instalaciones hospitalarias fuera de España:

  • Hospital de la Presidencia en Angola (en construcción): 5 grupos con un total de 7.500 kVA.
  • Hospitales Oftalmológicos en Argelia: 5 generadores por un total de 2.400 kVA.
  • Hospitales en Ghana: más de 50 grupos en hospitales por todo el país con potencias entre 30 y 800 kVA.
  • Hospitales en Nicaragua: 12 grupos en diferentes hospitales de 150 a 300 kVA.
  • Hospitales Portugal: 11 generadores de emergencia, sumando 7.600 kVA.

En resumen, los grupos electrógenos son equipos esenciales para muchas empresas y sectores, pero se convierten en especialmente críticos en el sector hospitalario, donde no solo se arriesgan pérdidas económicas, de reputación o de datos, sino que el suministro de energía puede condicionar la salud y la vida de las personas.