¿Qué tipos de grupos electrógenos existen?

tipos-de-grupos-electrogenos

Los grupos electrógenos son indispensables en muchos sectores, especialmente en actividades industriales, ya que se utilizan para suministrar energía eléctrica cuando la red eléctrica falla, o en ubicaciones donde el suministro no llega.

En hospitales, centros de datos, centros penitenciarios, petroquímicas o centrales de energía, por poner algunos ejemplos, es esencial que, en caso de fallo, se asegure la continuidad del suministro. En el caso de obras de ingeniería o construcciones en lugares aislados, es posible que el suministro convencional no llegue y sea necesario un grupo electrógeno como principal fuente de potencia.

Los grupos electrógenos se pueden clasificar según distintos parámetros, como veremos en este post. Sin embargo, el grupo electrógeno más adecuado a nuestras necesidades estará determinado por la potencia que necesitemos, en primer lugar, y por otras características especiales que podamos requerir, como el tiempo de funcionamiento, la movilidad o la insonorización.

1. Grupos electrógenos según el tipo de motor

La primera diferencia que puede haber entre grupos electrógenos es el tipo de motor, es decir, del tipo de combustible que utilizan. Sin embargo, no suele escogerse el grupo electrógeno por el tipo de motor o combustible, sino al revés, serán las necesidades de potencia y uso las que condicionarán el tipo de motor del grupo electrógeno que necesitemos:

  • Para requerimientos de potencia elevados: Si nuestras necesidades de potencia son elevadas, necesitaremos un grupo electrógeno con motor diésel. Estos cuentan con un amplio rango de potencias, hasta los 4000 KVA, por lo que son los más habituales en la industrial, hospitales, centros de datos…, y en general en empresas donde el suministro de energía puede llegar a ser crítico, ya sea como suministro principal o auxiliar. Una alternativa más reciente son los grupos electrógenos híbridos, que también suministran potencias elevadas, de hasta 4000 KVA, consumen menos y son más sostenibles para el medio ambiente.
  • Para requerimientos de energía bajos: Si no necesitamos demasiada potencia, es decir, para necesidades de hasta 5 KVA, podemos optar por grupos electrógenos de gasolina, de gas o incluso de nafta, aunque estos últimos son los menos habituales.

2. Grupos electrógenos según el tipo de aislamiento o insonorización

Los grupos electrógenos insonorizados se usan en lugares donde se tienen que reducir los niveles de ruido para evitar la contaminación acústica, pero también en lugares abiertos o donde haya que proteger el grupo de condiciones climáticas o ambientales extremas, ya que la cubierta actúa como protección. En los casos en que la empresa disponga de un espacio específico y que no requiera insonorización, se puede instalar el grupo electrógeno sin cubierta protectora ni aislante.

3. Grupos electrógenos según el tipo de arranque

El tipo de arranque es otro factor de clasificación que viene definido por las necesidades de potencia, y según el uso que le queramos dar al grupo electrógeno.

  • Arranque manual: Con o sin conmutador de carga, se trata de un sistema poco habitual, y solo para grupos electrógenos de baja potencia hasta 5 KVA.
  • Arranque automático: Este tipo de arranque es el más habitual para potencias altas. El grupo arranca al detectar un fallo de red y detiene su funcionamiento cuando detecta que la red vuelve a ser estable.

4. Grupos electrógenos según la movilidad:

Podemos encontrar grupos electrógenos fijos, que se suelen utilizar cuando se necesita asegurar el suministro 24/7.

Los grupos electrógenos móviles se usan para suministrar energía en situaciones puntuales, desde conciertos o eventos hasta ante cortes de energía por catástrofes naturales.

5. Grupos electrógenos según el tipo de suministro de energía

Un criterio importante a la hora de clasificar los grupos electrógenos es si necesitamos el grupo como suministro principal, es decir, que pueda proporcionar un suministro constante e ininterrumpido. En este caso el grupo deberá ser más potente, durable y resistente al desgaste.

Otra opción es que necesitemos el grupo como potencia auxiliar, es decir, como fuente de suministro alternativa en el caso de que falle la energía principal. Este puede ser el caso de hospitales, centros penitenciarios, data centers…, donde un fallo en el suministro de energía puede ser crítico.

Además de las cinco anteriores, podemos encontrar otras formas de clasificar los grupos electrógenos. Por ejemplo, según el tipo de tensión del generador, que podrá ser monofásico o trifásico. Sin embargo, hoy en día prácticamente todos los grupos tienen un generador trifásico, ya que estos proporcionan las condiciones necesarias para un mejor suministro de energía.

La norma ISO-8528-1 define una clasificación según el tipo de operación al que se destina el equipo. Según esto, podemos tener potencia auxiliar de emergencia, potencia auxiliar, potencia principal o potencia continuada.

En resumen, para escoger el tipo de grupo electrógeno más adecuado a nuestras necesidades debemos tener en cuenta tanto factores relacionados con el uso y potencia, como con la ubicación y la necesidad de aislamiento acústico que pueda afectar a nuestro sector